Internacionales

Huracán Iota descarga furia en Centroamérica

El huracán de categoría 5, Iota, con vientos de 260 kilómetros por hora (160 m/h), comenzó anoche a causar estragos en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN) de Nicaragua, en donde se reportaron vientos devastadores y lluvias torrenciales.

Iota es el huracán más potente que se registra en la historia de Nicaragua, dijo en comparecencia de prensa el director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Marcio Baca. “Este potente huracán Iota ya está prácticamente (sobre Nicaragua), la parte delantera o la parte izquierda del centro de la tormenta ya está en tierra”, explicó.

El funcionario dijo que el ojo del huracán tocó el límite de la costa de la comunidad indígena de Haulover, al sur de Bilwi, cabecera municipal del Caribe norte, que es la región más pobre, vulnerable y olvidada de Nicaragua.

Haulover, donde habitan unas 350 familias con 1,750 personas, en su mayoría indígenas de origen miskito, es una comunidad dedicada a la pesca artesanal de peces y al turismo, y acoge una laguna con el mismo nombre.

Iota “se encontraba anoche tocando el límite, la costa de Halouver, con una velocidad máxima de vientos de 260 kilómetros por hora”, precisó.

“Esto lo convierte, desde ya, en el huracán más potente que ha tocado tierra nicaragüense desde que tenemos registros de ciclones tropicales”, sostuvo.
El anterior fue el “Joan” que azotó Nicaragua en 1988 también en categoría 5, dijo.

Según el experto, la velocidad de desplazamiento de Iota es de 15 km/h con rumbo oeste y, en la medida en que se vaya desplazando por el interior, se irá debilitando.

“Se va estar dirigiendo el Triángulo Minero”, compuesto por los municipios de Bonanza, Siuna y Rosita, también del Caribe norte.

Desalojan a miles
el codirector del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) de Nicaragua, Guillermo González, dijo que lograron evacuar a más de 40,000 nicaragüenses de la zona del impacto del huracán en 250 albergues, “y una cantidad bastante similar de casas solidarias, incluyendo iglesias».

Otros miles se refugiaron en casas de familiares o amigos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar