Nacionales

Un “violador en serie” mantiene aterrados a vecinos de Invivienda

Calles solitarias, casas ce­rradas hasta el máximo y vecinos observando desde sus ventanas, son los nue­vos mecanismos de defen­sa que utilizan los ciuda­danos para protegerse de un presunto violador que sigue libre, y de los cons­tantes atracos que ocurren en el sector Invivienda, en el municipio Santo Domin­go Este.

Hay mucha tensión en es­ta zona, donde los ciudada­nos se están cuidando por sí mismos, las niñas y mu­jeres tienen mucho miedo y los hombres están ubicando posibles sospechosos, con el propósito de atrapar al viola­dor.

Durante las últimas se­manas han sido constan­tes también las denuncias de ciudadanos víctimas de asaltos en la populosa ba­rriada. Algunos han tenido que paralizar sus activi­dades diarias, como trotar o caminar por la insegu­ridad y delincuencia que prevalece en el lugar.

Este es el caso de Wil­kin, encargado de un col­mado, quien fue asaltado por dos hombres que lo ataron mientras le roba­ban a puerta cerrada den­tro del establecimiento. Algunos mercaderes también han sido afecta­dos por rompimientos de vidrios de sus guaguas y carros, por parte de de­lincuentes. “Aquí la poli­cía no hace nada’’, “Esto es una zozobra de vida’”, ‘“Aquí la gente se recoge temprano’’, son parte de los comentarios hechos aquí por ciudadanos con­sultados por reporteros de este diario.

Gente atemorizada

Lourdes, una residente del lugar, sale todos los días a las 6:00 de la mañana pa­ra su trabajo, sintiéndose temerosa y vulnerable por todos los eventos que es­tán pasando y por la poca acción de las autoridades.

A la hora de salir dijo to­mar medidas de precau­ción para sentirse segura. ‘’Trato de cuidarme lo más que puedo; tengo un mo­torista fijo que me pasa a buscar y, sino, trato de ubi­carme en un lugar seguro hasta tomar un motor’’, ex­presó.

La indignación de la po­blación ante las autorida­des se debe al poco manejo y supervisión, bajo patru­llaje y lentitud en el recibi­miento de las denuncias. Parte de esta inseguridad de los ciudadanos nace por el presunto “violador en se­rie”, que aún no se ha podi­do localizar.

Karina Encarnación, que vive cerca de la banca de lotería donde trabaja, ase­gura que el nivel de insegu­ridad en Invivienda es de­masiado grande. Se queja de que la policía ya no pa­trullan como la primera se­mana cuando fue conocido el caso del presunto viola­dor y eso tiene con miedo a la población. ‘’Me siento in­segura, tengo una hija, ten­go sobrinas’’, dijo Karina.

Lourdes, quien tiene una niña especial a la que deja con su madre cuando sale a trabajar, le dice que siem­pre mantenga las puertas cerradas y que de no ser ba­jo su vigilancia, no le per­mita a su hija salir. ‘’Uno no sabe quién es; no vas a confiar en nadie, tenemos miedo tanto para las niñas como para las mujeres’’, di­jo a este diario.

La tardanza de las auto­ridades para encontrar al supuesto delincuente in­digna cada día más a los moradores, quienes sien­ten estar solos en esta lu­cha, pues alegan que exis­te un video que identifica al atacante y la motocicle­ta en la que se desplazaba, pero a pesar de la existen­cia del audiovisual, califi­can como “lenta” la inter­vención de la policía.

‘’La policía no ha hecho nada’’; ‘’los policías solo sa­len a coger a algunas per­sonas; ‘’Solo salen a la hora de uno irse a las 9:00 de la noche y se van’’, suelen re­petir los vecinos.

La Policía informó que está ‘’profundizando’’ la in­vestigación en la zona y hasta ahora continúan el rastro de las pistas de las que alegan son ‘“bastan­te buenas”, para dar cono­cer a los transgresores de la ley.

 AGRESORES
¿Qué hacen tales individuos?
Ataques

Un violador en serie es un individuo que come­te violaciones y agresio­nes sexuales a más de una persona durante un período de tiempo. Al­gunos de estos enfocan sus ataques a menores de edad.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar