Internacionales

La salud de Donald Trump es muy preocupante tas contagiarse del coronavirus

El presidente pasará unos días en el hospital militar de Walter Reed, donde suele hacerse sus chequeos anuales. En teoría la Casa Blanca dice que trabajará desde «sus oficinas» allí, aunque este viernes toda su agenda —incluido un mitin en Wisconsin— ha sido cancelada.

El presidente ha mantenido silencio en el hospital a excepción de dos mensajes en Twitter tras su diagnóstico, cuenta que volvió a utilizar tal vez ante la preocupación que las palabras de su jefe de gabinete generaron este sábado.

Los médicos, enfermeras y todos en el gran centro médico Walter Reed, y otros en otras instituciones increíbles que les ayudan son excelentes. Hemos hecho grandes avances los pasados seis meses combatiendo esta plaga, y con su ayuda me siento bien, escribió el presidente.

Tal vez ante la preocupación que las palabras de su jefe de gabinete generaron ayer, Trump decidió volver a la red social Twitter, que ha dejado de usar con su habitual fruición, para escribir: «los médicos, enfermeras y todos en el gran centro médico Walter Reed, y otros en otras instituciones increíbles que les ayudan son excelentes.

Hemos hecho grandes avances los pasados seis meses combatiendo esta plaga, y son su ayuda me siento bien».

El personal médico del hospital asegura que el presidente está tomando, además del remdesivir, un cóctel de anticuerpos experimental; suplementos de zinc y vitamina D, y melatonina, que se suele usar para dormir. Trump toma también un protector estomacal y una aspirina diaria. Durante la noche, según un parte médico, no ha necesitado oxígeno.

En la Casa Blanca, la actividad se mantiene con normalidad este sábado, y siguen trabajando los funcionarios habituales, a excepción de los que han dado positivo en el virus. El vicepresidente, Mike Pence, que debería asumir la presidencia si Trump queda incapacitado o inconsciente, ha dado negativo en la prueba, según anunció el viernes su portavoz.

La versión de los médicos
Los médicos del presidente dieron este sábado un parte a los medios ante el hospital donde está ingresado aquí en Washington. Dijeron que el presidente está bien, consciente y que quiere recibir el alta del hospital cuanto antes. «Creo que podría irme ya», dicen los doctores que bromeó el presidente. No tiene ya tos ni fiebre alta. Dijeron que el ingreso hospitalario es puramente preventivo.

El doctor de cabecera de Trump, Sean Conley, dijo además que el presidente había evolucionado favorablemente desde que recibió el diagnóstico positivo hacía 72 horas. Pero las fechas no cuadraban. Si Trump sabía que era positivo de coronavirus 72 horas antes, miércoles antes del mediodía, significaba que participó aquel mismo día en un multitudinario mitin en Minnesota y en una reunión con donantes en Nueva Jersey el jueves, y que expuso a todo su equipo y a los medios que le acompañan al virus, sobre todo dada su resistencia a lucir en público una máscara. El propio Conley envió después un comunicado en el que dijo que se equivocó, que en lugar de 72 horas quería decir tres días, es decir, de jueves a ayer sábado. Trump anunció que había contraído el virus el jueves por la noche.

Trump está siendo tratado c on un innovador cóctel de anticuerpos antivirales que está siento probado con nuevos pacientes de coronavirus. Ese cóctel, de la empresa de biotecnología Regeneron, redujo los niveles del virus en sangre y mejoró los síntomas en 275 de los 1.000 pacientes en los que se usó en periodo de prueba.

En esta ocasión, el presidente no ha tomado Hidroxicloroquina, el medicamento cuya efectividad como tratamiento para el virus defendió durante semanas en primavera, y que según dijo llegó a tomar durante dos semanas entonces. La comunidad médica ha negado de hecho que esa sustancia tenga un efecto real sobre los pacientes contagiados, o que sirva para prevenir la infección, como defendió Trump como motivo para tomarlo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar